Home >Documents >Alonso, Severino - La Vida Consagrada

Alonso, Severino - La Vida Consagrada

Date post:19-Oct-2015
Category:
View:218 times
Download:5 times
Share this document with a friend
Description:
¿Qué es y qué significa ser religioso? ¿Cuál es el fundamento último de este modo de vida humano-cristiana que llamamos vida religiosa?
Transcript:
  • Severino M.a Alonso, C M. F.

    OCTAVA KDICION

  • Severino M' Alonso, C.M.F.

    la vida consagrada

    Sntesis teolgica

    Octava edicin

    Instituto Teolgico de Vida Religiosa J. A. Mendizbal, 65 dpdo.

    Tel. 2418844 MADRID-8

    1985

  • NIHIL OBSTAT: Jess Alvar Gmez, C.M.F. Censor

    IMPRIM POTEST: Gustavo Alonso, C. M. F. Superior General

    NIHIL OBSTAT: Francisco Pinedo Jimnez Censor

    IMPRIMATUR: Dr. Jos M.* Martn Patino, S. J.

    I . 1 edicin, noviembre 1973

    2.a edicin, noviembre 1974

    3.a edicin, noviembre 1975

    4. a edicin, noviembre 1976

    5.a edicin, diciembre 1977

    6.a edicin, junio 1980 7.a edicin, enero 1982

    8.a edicin, enero 1985

    EDITA: Publicaciones Claretianas

    I.S.B.N. 84-400-6705-4

    Dcp. Legal: M. 37.360-1984

    |iii|iiliiir- AII/.OH, S, A., Fuenlabrada (Madrid)

    NDICE Pgs.

    INTRODUCCIN: CENTRAR TEOLGICAMENTE LA VIDA RELIGIOSA 1 Vivir responsablemente 1 Un diagnstico y una consigna 2 Centrar 'teolgicamente' es centrar 'cristolgicamente' 4 Seguimiento evanglico de Cristo 6 Qu es seguir evanglicamente a Cristo? 8 Hacia una definicin teolgica de vida religiosa 16

    CAP. I. RADIOGRAFA DE LA VIDA RELIGIOSA AC-TUAL 19

    1. Aspectos negativos 19 2. Aspectos positivos 19 3. Nuevas tendencias 26 4. Hacia dnde debe caminar la vida religiosa? 31

    CAP. II . SENTIDO DE LAS PALABRAS RENOVACIN Y ADAPTACIN 33

    CAP. III . PRINCIPIOS GENERALES DE RENOVACIN ... 41 1. Fidelidad al evangelio: seguimiento de Cristo 41 2. Espritu de los Fundadores 47 3. Participacin activa en la vida de la Iglesia 51 4. Situacin actual del mundo y necesidades de la Iglesia. 53 5. Primaca de la renovacin espiritual 62

    CAP. IV. ORIGEN DIVINO, CRISTOLOGICO, DE LA VIDA RELIGIOSA 67

    CAP. V. SEGUIMIENTO E IMITACIN DE CRISTO. SEN-TIDO CRISTOLOGICO DE LA VIDA RELIGIOSA ... 77

    1. Seguir a Cristo . 79 2. Imitar a Cristo 90

    CAP. VI. LA VOCACIN DIVINA. VOCACIN CRISTIA-NA. VOCACIN RELIGIOSA 97

    1. Vocacin cristiana 98 2. Sentido bblico 100 3. Vocacin y profesiones humanas 110 4. Vocacin religiosa y sacerdotal 115

  • 5. Vocacin y psicologa 119 6. Discernimiento 120 7. Vocacin temporal? 122 8. Obligatoriedad 125 9. Pasin de amor 125

    10. Causas de defeccin , 127

    CAP. VII. EL MISTERIO DEL REINO DE DIOS. SIGNIFI-CACIN EN L DE LA VIDA CONSAGRADA, ETA-PAS DEL REINO 131

    CAP. VIII. LA CONSAGRACIN. CONSAGRACIN BAU-TISMAL. CONSAGRACIN RELIGIOSA 147

    1. Consagracin 148 2. Lo sagrado y lo profano 150 3. La consagracin de Cristo 151 4. La consagracin del cristiano 155 5. La consagracin del religioso 163 6. Consagracin secular o secularidad consagrada ... 176

    CAP. IX. SENTIDO TEOLGICO DE LOS VOTOS ... 181 1. Valor moral y valor teolgico 182 2. Expresin de amor 182 3. Sentido cristolgico 184 4. Dos caminos? '. 186 5. Disponibilidad 187

    CAP. X. LA VIRGINIDAD CONSAGRADA 195 1. Virginidad 196 2. Don divino 200 3. Unin con Dios 203 4. Sentido cristolgico y escatolgico 205 5. Sobre el problema afectivo 218 6. Sobre la amistad 225 7. Sobre la madurez 231

    CAP. XI. LA OBEDIENCIA CONSAGRADA 235 1. Obediencia de Cristo 231 2. Obediencia y sumisin 241 3. La autoridad de Cristo 245 4. La autoridad en la Iglesia 248 5. La autoridad en la vida religiosa 251 6 Obediencia a Cristo 255

    VIII l

    7. Obediencia y dilogo 259 8. Normas elementales de dilogo 262 9. La obediencia de juicio 265

    10. Obediencia y caridad 267 11. La llamada potestad dominativa 271

    CAP. XII. LA POBREZA CONSAGRADA 279 1. La pobreza de Cristo 280 2. Valor teolgico 284 3. Valor teologal 285 4. Valor testimoniante 291

    CAP. XIII. LA VIDA RELIGIOSA, MISTERIO DE CO-MUNIN 299

    1. Sentido teolgico 300 2. Comunidad de salvacin 302 3. El monaquisino. Leccin de la historia 307 4. Misterio de comunin 313 5. Los tres niveles o realizaciones de la comunidad en

    un Instituto 328 CAP. XIV. VIDA RELIGIOSA Y MISTERIO PASCUAL ... 333

    1. Misterio pascual 334 2. El bautismo 335 3. La consagracin religiosa 338

    CAP. XV. SENTIDO ECLESIAL DE LA VIDA RELI-GIOSA 343 1. El misterio de la Iglesia 344 2. La vida religiosa ... 346 3. La santidad de la Iglesia 348 4. Estado litrgico 351

    CAP. XVI. SENTIDO PROFETICO DE LA VIDA RELIGIO-SA: VIDA RELIGIOSA Y TESTIMONIO 357 1. Cristo y la Iglesia 358 2. Testigos de Cristo 359 3. Triple testimonio 361 4. El supremo testimonio 369

    CAP. XVII. VIDA RELIGIOSA Y APOSTOLADO 371 1. Apostolado y salvacin 372 2. Tres acepciones 374 3. La vida religiosa 375 4. Accin y pasin 377

  • Pg.

    5. nico ideal de vida 379 6. La actividad y el activismo 384

    CAP. XVIII. VIDA RELIGIOSA Y ORACIN 389 1. Religin y evangelio 391 2. El misterio de la oracin cristiana 392 3. La esencia de la oracin 394 4. Consagracin y oracin 399 5. Oracin y accin 400 6. Formas de oracin 405

    CAP. XIX. FORMAS DIFERENTES DE VIDA CONSA-GRADA 409

    CAP. XX. ESPRITU Y CARISMA. NDOLE PECULIAR DE CADA INSTITUTO 429

    CAP. XXI. VIDA RELIGIOSA Y ADVIENTO 437 1. Maranatha 437 2. Paciente y gozosa espera 439 3. Ardiente vigilia 442

    CAP. XXII. LA SANTSIMA VIRGEN Y LA VIDA CON-SAGRADA 445 1. Historia de la salvacin 446 2. Vida cristiana y vida maana 448 3. Vida consagrada 450

    X

    PROLOGO A LA VIH." EDICIN

    LA VIDA RELIGIOSA ACTUAL Esperanzas y temores

    El 21 de noviembre de 1964, Pablo VI promulgaba la Constitu-cin dogmtica Lumen Gentium, del Concilio Vaticano II, sobre la Iglesia. Se acaban de cumplir exactamente 20 aos desde esa fecha histrica y memorable. En esta Constitucin hay un captulo entero sobre los religiosos, que seala el lugar y la misin esencial de la vida religiosa en el misterio de la Iglesia. El puesto que ocupa con-cretamente este captulo en el conjunto de la Constitucin es ya ver-daderamente significativo. Est colocado entre el que habla de la vocacin universal de la santidad (c. V) y el que expone la ndole escatolgica de la Iglesia peregrinante y su unin con la Iglesia celes-tial (c. VII). Y es que la vida religiosa slo tiene sentido en la voca-cin y desde la vocacin de toda la Iglesia a la santidad y como inauguracin y presencia de la condicin escatolgica de la misma Iglesia ya en esta etapa terrena.

    El 28 de octubre de 1965 pronto se cumplirn tambin 20 -aos el mismo Pablo VI promulgaba el Decreto Perfectae Carita-tis, sobre la adecuada renovacin de la vida religiosa.

    Dos fechas memorables y de trascendencia histrica para el futu-ro de la vida religiosa, aunque claro est no slo para ella, sino para toda la Iglesia y, en definitiva, para la vida cristiana.

    Documentos posteriores

    Documentos posteriores del magisterio han venido jalonando este largo y dificultoso camino de la etapa posconciliar hasta el mo-mento actual. Durante este tiempo han abundado las directrices

    XI

  • jurdicas, hasta culminar en la promulgacin del nuevo Cdigo de Derecho Cannico (25 de marzo de 1983), y, sobre todo, las orien-taciones de carcter doctrinal. Desde esta perspectiva, convendra destacar:

    Renovationis Causam (RC), instruccin de la SCRIS, del 6 de enero de 1969, sobre la adecuada renovacin de la forma-cin para la vida religiosa.

    Evanglica Testificara (ET), exhortacin apostlica de Pa-blo VI, del 29 de julio de 1971, sobre la renovacin de la vida religiosa segn el Concilio Vaticano II.

    Mutuae Relarones (MR), documento conjunto de la S.C. para los Obispos y de la SCRIS, del 14 de mayo de 1978, sobre las relaciones entre Obispos y Religiosos en la Iglesia.

    Religiosos y promocin humana (RPH), documento de la SCRIS, del 12 de agosto de 1980.

    Dimensin contemplativa de la vida religiosa (DCVR), docu-mento de la SCRIS, del 12 de agosto de 1980. (Estos dos ltimos documentos, aunque elaborados en fechas distintas, fueron publicados por la SCRIS en la misma fecha y bajo un mismo ttulo general, Vida y Misin de los reli-giosos en la Iglesia, como dos partes en un solo documento, por ser entre s perfectamente complementarios.)

    Elementos esenciales en la doctrina de la Iglesia sobre la vida religiosa (EE), documento de la SCRIS, del 31 de mayo de 1983, dirigido especialmente a los Institutos dedicados a obras de apostolado.

    Redemptionis Donum (RD), exhortacin apostlica de Juan Pablo II, del 25 de marzo de 1984, sobre la consagracin re-ligiosa, a la luz del misterio de la Redencin.

    A todos estos documentos, de desigual valor e importancia, des-de el punto de vista doctrinal, debe aadirse, por su valor intrnseco y por su especial significacin, el nuevo Cdigo de Derecho Canni-co (CIC), promulgado por Juan Pablo II el 25 de marzo de 1983. Toda la Parte III del Libro II est dedicada a los Institutos de vida consagrada y a las Sociedades de vida apostlica (ce. 573-746).

    XII

    Esperanzas abiertas

    Las esperanzas abiertas por el Concilio, en lo que se llam pri-mavera eclesial, han cuajado ciertamente en frutos de renovacin y de vida. Pero los resultados no han respondido a las expectativas y a las justas ilusiones. Y, en muchos casos, tampoco han respondido a los esfuerzos que las Instituciones religiosas han realizado. A lo lar-go de estos ltimos 20 aos, todas las Congregaciones o, por lo menos, la inmensa mayora se han empeado seriamente en un proceso de renovacin y adaptacin de sus respectivas estructuras, de su documentacin jurdica y doctrinal, del texto de sus Constitu-ciones, y en un estudio serio de las bases histricas de su propio Ca-risma fundacional. El retorno a las fuentes pedido e impulsado por el Concilio (cf. PC 2) se ha conseguido, al menos desde el punto de vista documental. Las nuevas Constituciones, muchas de ellas ya aprobadas definitivamente por la Santa Sede, son en general ricas de contenido evanglico y teolgico y est

of 239

Click here to load reader

Embed Size (px)
Recommended