Home >Documents >Asociaciones de fieles y vida consagrada: distintas...

Asociaciones de fieles y vida consagrada: distintas...

Date post:18-Oct-2018
Category:
View:212 times
Download:0 times
Share this document with a friend
Transcript:
  • Asociaciones de fieles y vida consagrada:distintas relaciones y sus perspectivascannicasAssociations of the Christian Faithful and Consecrated Life.Different Relationships and their Canonical Perspectives

    Mara AREITIODoctora en Derecho cannicoAsociacin Misionera Servidores del Evangelio de la Misericordia de [email protected]

    IUS CANONICUM / VOL. 50 / 2010 / 129-161 129ISSN 0021-325X

    Resumen: En el marco de la Iglesia-comunin, laautora afronta algunos problemas cannicos queaparecen en las distintas relaciones entre asocia-ciones de fieles y vida consagrada: distingue, en pri-mer lugar, las terceras rdenes de otras asociacio-nes de fieles vinculadas a una familia religiosa,ilustrando las diferencias en algunos estatutos; es-tudia despus la cuestin de los miembros laicoscasados en las nuevas formas de vida consagrada,comparando este aspecto en distintos institutoscon aprobacin pontificia. A propsito de los reli-giosos vinculados a movimientos eclesiales, la au-tora sintetiza algunos criterios del magisterio y de lareflexin teolgica. Asimismo, trata el caso de losmiembros clibes en las asociaciones de fieles, de-limitando el concepto cannico de consagracin.Al considerar la aprobacin pontificia de nuevasformas de vida consagrada y de nuevas comunida-des eclesiales, la autora reconoce que los distintoscarismas tienen el deber de buscar la forma jurdicams adecuada a su ser y desarrollo.

    Palabras clave: Asociaciones de fieles, Vida consa-grada, Movimientos.

    Abstract: A number of canonical issues regardingthe relationships between associations of the faithfuland consecrated life are addressed within the con-text of the Church as communion. First, Third Ordersare distinguished from other associations of theChristian faithful linked to religious congregations;some differences are illustrated by reference to anumber of statutes. Next, the question of marriedmembers in the new forms of consecrated life is ex-plored, offering a comparative account in relation toinstitutes with pontifical approval. With regard to re-ligious who join ecclesial movements, a series of cri-teria drawn from the teaching of the Magisteriumand other theological sources is presented. Then, theissue of celibate members in some associations ofthe faithful is addressed, through a definition of thecanonical concept of consecration. In light of thepontifical approval for new forms of consecrated lifeand ecclesial movements, the author argues that it isthe duty of each charism to find the juridical formmost adequate to its nature and development.

    Keywords: Associations of the Faithful, Consecra-ted Life, Movements.

    05. Areitio Estudio 10/5/10 16:43 Pgina 129

  • E n la Iglesia se ha dado y se sigue dando una riqusima variedad de ca-rismas, de formas de vida, de configuraciones cannicas para reconocerlas nuevas realidades que van surgiendo en su seno. Por ello, quisieracomenzar mi exposicin con la cita de un texto de la Carta Communionis No-tio, que puede servir de introduccin y de hilo conductor del conjunto demis reflexiones. Es el nmero 15, que abre el ttulo IV, sobre Unidad y di-versidad en la comunin eclesial: La universalidad de la Iglesia, de una parte,comporta la ms slida unidad y, de otra, una pluralidad y una diversifi-cacin, que no obstaculizan la unidad, sino que le confieren en cambio elcarcter de comunin (JUAN PABLO II, Discurso en la Audiencia general,27.IX.1989, n. 2). Esta pluralidad se refiere sea a la diversidad de ministe-rios, carismas, formas de vida y de apostolado dentro de cada Iglesia parti-cular, sea a la diversidad de tradiciones litrgicas y culturales entre las dis-tintas Iglesias particulares 1.

    Dentro de esta perspectiva voy a dividir este estudio en tres apartados. Enel primero, situar el tema de las asociaciones de fieles y vida consagrada en elmarco teolgico-cannico de la Iglesia-comunin. Seguidamente, estudiarlas distintas relaciones que se dan entre asociaciones de fieles y vida consagra-da en el mbito cannico; me referir, concretamente, a las rdenes terceras ya otras asociaciones vinculadas a institutos de vida consagrada, a la posicin delos religiosos en los movimientos eclesiales, de los miembros casados en lasnuevas formas de vida consagrada y de los miembros clibes en los movi-mientos eclesiales y nuevas comunidades. Finalmente, abordar las perspecti-vas cannicas referentes a la aprobacin de nuevas formas de vida consagraday de nuevas comunidades.

    1. MARCO TEOLGICO-CANNICO

    1.1. Unidad y diversidad en la comunin eclesial: el principio de igualdad y el principio de diversidad funcional

    El punto de partida de este anlisis se encuentra en las bases teolgico-jurdicas que definen la condicin del fiel cristiano en la Iglesia. Por el Bautis-

    1 CONGREGACIN PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Carta Communionis notio. Sobre algunos aspectosde la Iglesia considerada como Comunin, 28.V.1992, en AAS, 85 (1993), pp. 838-850.

    MARA AREITIO

    130 IUS CANONICUM / VOL. 50 / 2010

    05. Areitio Estudio 10/5/10 16:43 Pgina 130

  • mo, segn los cann. 96 2 y 204 3, el hombre se incorpora a Cristo y a su Iglesia;ello implica la asuncin de una serie de derechos y deberes, es decir, de unasexigencias jurdicas, que cada uno debe ejercitar diversamente, teniendo encuenta que su condicin fundamental es la de fiel, expresin de una realidadontolgica-sacramental fruto del Bautismo.

    Es fundamental comprender el sentido autntico del principio de igual-dad 4 y sus consecuencias: La igualdad, que implica que en el plano funda-mental de los miembros del Pueblo de Dios no hay desigualdades en cuanto aser ms o menos hijos de Dios, o ms o menos christifideles, supone asimismoque en orden de la personalidad no hay diferencias, y por tanto que todos losfieles tienen la misma personalidad radical ante el derecho. Es sta la igualdadfundamental ante la ley 5.

    Pero no slo el principio de igualdad es configurador de la eclesiologaconciliar; es preciso integrar con l el principio de variedad o de diversidadfuncional. Segn este principio enunciado jurdicamente en el can. 207 6, lavocacin bautismal (santidad y apostolado) puede seguirse segn distintos ca-minos. Es el fruto de la accin del Espritu Santo sobre todos los fieles, mani-festada a travs de un conjunto de carismas, dones y gracias, en orden a la uti-lidad de cada fiel y a la edificacin comn de la Iglesia 7.

    2 Por el bautismo, el hombre se incorpora a la Iglesia de Cristo y se constituye en persona en ella,con los deberes y derechos que son propios de los cristianos, teniendo en cuenta la condicin decada uno, en cuanto estn en la comunin eclesistica y no lo impida una sancin legtimamenteimpuesta.

    3 1: Son fieles cristianos quienes, incorporados a Cristo por el bautismo, se integran en el Pue-blo de Dios, y hechos partcipes a su modo por esta razn de la funcin sacerdotal, proftica yreal de Cristo, cada uno segn su propia condicin, son llamados a desempear la misin queDios encomend cumplir a la Iglesia en el mundo.

    4 Can. 208: Por su regeneracin en Cristo, se da entre todos los fieles una verdadera igualdad encuanto a la dignidad y accin, en virtud de la cual todos, segn su propia condicin y oficio,cooperan a la edificacin del Cuerpo de Cristo.

    5 . DEL PORTILLO, Fieles y laicos en la Iglesia. Bases de sus respectivos estatutos jurdicos, Pamplona,31991, pp. 66-67. Cfr. tambin P. LOMBARDA, Los laicos en el Derecho de la Iglesia, en IusCanonicum, 6 (1966), pp. 339-374.

    6 1. Por institucin divina, entre los fieles hay en la Iglesia ministros sagrados, que en el derechose denominan tambin clrigos; los dems se denominan laicos. 2. En estos dos grupos hay fieles que, por la profesin de los consejos evanglicos mediantevotos u otros vnculos sagrados, reconocidos y sancionados por la Iglesia, se consagran a Diossegn la manera peculiar que les es propia y contribuyen a la misin salvfica de la Iglesia; suestado, aunque no afecta a la estructura jerrquica de la Iglesia, pertenece, sin embargo, a la viday santidad de la misma.

    7 J. HERVADA, Persona, derecho y justicia, en Vetera et Nova, Cuestiones de Derecho Cannico yafines, vol. I, Pamplona 1991, p. 721.

    ASOCIACIONES DE FIELES Y VIDA CONSAGRADA: RELACIONES Y PERSPECTIVAS CANNICAS

    IUS CANONICUM / VOL. 50 / 2010 131

    05. Areitio Estudio 10/5/10 16:43 Pgina 131

  • Se sita aqu el estado de vida consagrada, como perteneciente a la viday a la santidad de la Iglesia; en l participan los fieles laicos o clrigos que seconsagran a Dios mediante la profesin de votos u otros vnculos sagrados.

    A propsito de las relaciones entre los distintos miembros de la Iglesia,el Papa Benedicto XVI, con ocasin de la apertura de la Asamblea Eclesial dela Dicesis de Roma 8, subrayaba que la Iglesia es una comunin, una comu-nin de personas que, por la accin del Espritu Santo, forman el pueblo deDios, que es al mismo tiempo el Cuerpo de Cristo (...) Por eso los concep-tos de Pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo se completan: en Cristo llegamos a serrealmente el Pueblo de Dios. Y en consecuencia Pueblo de Dios significa todos:desde el Papa hasta el ltimo nio bautizado.

    Por ello, despus de constatar que todava falta mucho para que la doc-trina del Concilio sobre el laicado sea asimilada y traducida a la vida en la con-ciencia de los catlicos y en la vida pastoral, insista en la necesidad de reco-rrer nuevos caminos: En primer lugar, es preciso renovar el esfuerzo en favorde una formacin ms atenta y conforme a la visin de Iglesia de la que he ha-blado, tanto por parte de los sacerdotes como de los religiosos y laicos. Com-prender cada vez mejor qu es esta Iglesia, este pueblo de Dios en el Cuerpode Cristo. Al mismo tiempo, es necesario mejorar los planes pastorales paraque, respetando las vocaciones y las funciones de los consagrados y de los lai-cos, se promueva gradualmente la correspon

Click here to load reader

Reader Image
Embed Size (px)
Recommended